Páginas

miércoles, 5 de julio de 2017

La larga noche de los bastones blancos : Madre mía...qué pitote


Fue la primera película dirigida por Javier Elorrieta y posiblemente lo mejor que se pueda decir de ella es que no es tan mala como muchas de las infamias que llegarían después. Pero por desgracia la película se torna a cada minuto cada vez más surrealista, hasta llegar a un final que nos deja con la mandibula desencajada por la estupefacción del sinsentido al que acabamos de asistir

Un trío de ciegos anda por ahí haciendo cosas extrañas, como intentar identificar a chicas en topless  o pasearse en metro de oídas hasta dar con uno fuera de servicio, que les lleva a una estación semi abandonada , de la que tendrán que salir como puedan, o al menos intentarlo, mientras se les cruzan otros metros  en su paseo por las vías

Enrique San Francisco en su difícilmente digerible juventud, Jose María Rodero o mínimas apariciones como la de Luis Ciges, rellenan un reparto que deja tanto que desear como la dirección, montaje y producción en sí

No se acaba de ver del todo bien, pero como rareza sí que resulta aconsejable, aunque con ¨prudencia¨, porque los años tampoco le favorecen

Nota Pelicacómetro: 3/10



Título original
La larga noche de los bastones blancos
Año
Duración
95 min.
País
España España
Director
Guion
Joaquin Amich
Música
Guido De Angelis, Maurizio De Angelis
Fotografía
Andres Berenguer
Reparto
, , , , , , , , , , , , , , ,
Productora
Apollo Films
Género
Drama | Discapacidad. Trenes/Metros
Sinopsis
Andrés, joven provinciano que quedó ciego durante su infancia, viene a la capital con posibilidades de hacerse un transplante y recuperar la vista. A su llegada se hospeda en casa de un viejo amigo de la familia, Rogelio Molinos, quien vive con su hija Marisol. Pronto entre los dos jóvenes se establece una relación que hace que Andrés conciba falsas ilusiones. Paralelamente el joven ciego conoce en una taberna a otro invidente, este de nacimiento, y entre ellos nace una profunda amistad que culminará al quedar encerrados en un vagón del Metro que se dirige fuera de servicio a unas cocheras desiertas. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario