Páginas

sábado, 6 de junio de 2015

The Trosky : peca de excesiva

Nunca había oído hablar de esta película canadiense dirigida por Jacob Tierney, que también se encarga del guión, pero me llamaba la atención su extraño y original planteamiento además de la presencia de Jay Baruchel en un protagonista que podría ser un papel exigente y que sirviese para medir realmente sus capacidades...pero me he quedado algo a medias

Porque si bien es cierto que su idea es original y arranca bastante bien, termina enredandose demasiado sobre sí misma ,de manera que todo acaba resultando no sé si monótono, pero sí bastante cansino, pues recurre demasiado a los clichés mas habituales ,que desentonan con esa idea inicial

Aunque parte de esos clichés sirven de apoyo a un buen número chistes bastante inteligentes... Que se ven afectados por el mismo problema de repetición

Jay Baruchel consigue volver a convencer y carga con prácticamente todo el peso de esta cinta,  que  posiblemente no resulte accesible a todo tipo de públicos, ya que no es una parodia de humor absurdo como puede llegar a hacernos pensar su carátula

Tiene frescura, pero a veces se pasa de "fresca"...se queda un poco a medio camino de donde debería haber llegado

Nota pelicacómetro: 5'5/10

 tráiler 

The Trotsky
Año2009 Duración120 min.
País Canadá
Director Jacob Tierney
Guión Jacob Tierney
Música Malajube
Fotografía Guy Dufaux
Reparto Jay BaruchelEmily HampshireGeneviève BujoldColm FeoreSaul RubinekMichael MurphyDavid Julian HirshLiane BalabanTaylor Baruchel
Productora The Harold Greenberg Fund / Park Ex Pictures
Género Comedia | Colegios & UniversidadPolítica

Sinopsis : En un colegio de Montreal, un joven estudiante llamado Léon Bronstein (Jay Baruchel) quiere emular al líder soviético de la revolución rusa. Después de ser despedido de la fábrica de su padre por emprender el chico una huelga de hambre, Léon es castigado por su padre a educarse en un escuela pública. Pero el joven no se amedrenta y, convencido de ser la reencarnación de Trotsky, intenta reproducir en la escuela la revolución socialista. Lo malo es que tropieza; por una parte, con la apatía de sus compañeros, dominados por el hedonismo y la falta de compromiso; y, por otra, con el gelido y estricto director del centro (Colm Feore).

Pelicacómetro, cinefagia pura y dura


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario