Páginas

lunes, 1 de junio de 2015

El rapto de Bunny Lake : Un gran juego con el espectador





Una película de Otto Preminger de la que había oído hablar bastante poco, no sé si será casualidad o que realmente a esta película se la tiene considerada como una obra ¨menor¨, sin embargo he disfrutado un montón con esta adaptación de la novela de Evelyn Piper, pues consigue mantener el interés y la tensión del mismo modo en que si realmente estuvieses leyendo un libro

Porque la historia arranca bien, mantiene un ritmo idoneo durante todo su metraje, matiene como digo el interés llevándo al espectador por el camino que quieren para después sorprenderle y a excepción de un desenlace posiblemente mejorable, es una adaptación increiblemente solida

El inicio ya te atrapa gracias a sus excelentes creditos de inicio, que demuestran que el ingenio es la mejor manera de sorprender visualmente

Gran reparto , con Carol Lynley, Keir Dullea y Laurence Olivier , ofreciendo un recital de ¨teatro¨ dentro del cine, pues en ese aspecto es un película bastante teatral, todo el atrezzo, encuadres y decorados están milimetrados para que en cada momento veamos lo que necesitamos

Lo peor es esa precipitación en el desenlace... y poco más, pero es una película ...me atrevería a decir que incluso valiente para la época, por el aspecto social que nos muestra el personaje de la madre de Bunny

Muy recomendable

Nota pelicacómetro: 7´5/10




Título original
Bunny Lake is Missing
Año
1965
Duración
107 min.
País
 Reino Unido
Director
Otto Preminger
Guión
John Mortimer, Penelope Mortimer (Novela: Evelyn Piper)
Música
Paul Glass
Fotografía
Denys Coop (B&W)
Reparto
Carol Lynley, Keir Dullea, Laurence Olivier, Noël Coward, Martita Hunt, Anna Massey, Clive Revill, Adrienne Corri, Finlay Currie, Lucie Mannheim, Suky Appleby
Productora
Columbia Pictures
Género
Intriga | Policíaco. Drama psicológico. Secuestros / Desapariciones
Sinopsis
Recién instalada en Londres, Ann Lake lleva a su hija a la escuela el primer día de clase; pero, cuando vuelve a recogerla, la niña ha desaparecido. Ann denuncia el caso a la policía, pero las investigaciones de los agentes no conducen a ninguna parte, es como si se la hubiera tragado la tierra. Poco a poco, en comisaría empiezan a preguntarse si no se tratará de una fantasía de Ann.

No hay comentarios:

Publicar un comentario