Páginas

martes, 26 de mayo de 2015

Si quiero silbar ,silbo: en el camino del buen cine

Aunque esté en el camino del buen cine, eso no significa que esta ópera prima del rumano Florin Serban, esté exenta  de hábitos que deberá ir modificando en producciones posteriores, así como necesitada de conseguir un mayor dinamismo a la hora de contarnos una historia, porque esas pequeñas cosas han ensombrecido bastante un debut más que aceptable

Tenemos una puesta en escena bastante "gris" , que nos muestra el disimulado Fondo Social de esta cinta, y una idea que además de buena resulta perfectamente plausible, sin embargo ,y a pesar de un buen comienzo, la película resulta demasiado irregular a causa de un desarrollo todavía algo torpe, pero eso sí ,consiguiendo momentos de una fuerza increíble

El apartado técnico muestra bastantes carencias ,pero un gran interés por suplirlas a base de  intentar acercar al espectador a la situación que se está desarrollando en dicho momento, pero algo que puede funcionar en algún momento ,como es el empleo de cámara al hombro, también termina cansando, el montaje está bien, muy "indie"

En el apartado artístico tenemos un buen protagonista ,que no desmerece a su personaje, aunque Este esté dibujado de una manera más superficial de lo que nos intentan contar y sus reacciones nos chirríen demasiado

En general es una película medianamente interesante ,que podría haber sido mejor incluso desde el punto de vista de tratarse de una primera producción para su director, pero que se deja ver si no eres de los espectadores más reacios a la parsimonia en el desarrollo

Nota pelicacómetro: 5/10

Eu cand vreau sa fluier, fluier (If I Want To Whistle, I Whistle)
Año 2010 Duración94 min.
País Rumanía DirectorFlorin Serban
Guión Catalin Mitulescu, Florin Serban (Obra: Andreea Valean)
Fotografía Marius Panduru
Reparto George PistereanuAda CondeescuMihai ConstantinClara Voda
Productora Coproducción Rumanía-Suecia; Strada Film / Film i Väst / The Chimney Pot
Género Drama | AdolescenciaDrama carcelario

Sinopsis: Cuando faltan dos semanas para que Silviu salga de un centro de detención de menores, recibe la visita de su hermano pequeño, que le cuenta que su madre, que acaba de llegar de Italia, quiere llevárselo con ella. Silviu tiene razones para tratar de impedirlo por todos los medios. Mientras tanto, se enamora de una chica de un grupo de estudiantes de sociología que va al centro a hacer prácticas. 


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario