Páginas

miércoles, 6 de mayo de 2015

El fotógrafo del pánico : Una joya de culto

En su día no tuvo demasiado éxito porque no llegó a ser comprendida, pero por suerte este clasico de Michael Powell ha conseguido convertirse en una pequeña obra de culto por meritos propios, aunque debo reconocer que hasta hoy aún no la había visto, de hecho hasta hace relativamente poco tiempo nunca había oído hablar de ella, y al contrario de lo que me suele pasar cuando practicamente solo escucho cosas buenas de una película, me ha gustado y mucho

Tenemos una historia verdaderamente compleja, que se mete en los recovecos más ocultos de la mente humana ofreciéndonos un film de ¨horror¨ , increiblemente logrado, que además supera con nota , algunos de los retos con los que partía y que a priori pueden resultar un handicap, como es el conocimiento inicial de que el protagonista es un asesino, cosa que aprovecha a la perfección para mostrarnos una definición de personajes sensacional, que consiguen dejarnos escenas inolvidables por su profundidad y fuerza

Técnicamente también resulta una delicia, la iluminación es simplemente un espectaculo

Karlheinz Böhm consiguió inmortalizar a este personaje tan pertubador y al mismo tiempo humano, pero el resto del elenco no desmerece en absoluto

Gran película en la que incluso los dialogos que pueden parecer más vanales (como la conversación con el psiquiatra en la plataforma elevadora) resultan una delicia

Imprescindible

Nota pelicacómetro: 9/10


Título original
Peeping Tom
Año
1960
Duración
109 min.
País
 Reino Unido
Director
Michael Powell
Guión
Leo Marks (Historia: Leo Marks)
Música
Brian Easdale, Wally Stott
Fotografía
Otto Heller
Reparto
Karlheinz Böhm, Moira Shearer, Anna Massey, Maxine Audley, Esmond Knight, Michael Goodlife, Shirley Anne Field, Barlett Mullins, Jack Watson, Nigel Davenport, Pamela Green
Productora
Anglo-Amalgamated Productions
Género
Terror. Thriller | Slasher. Asesinos en serie. Fotografía. Cine dentro del cine
Sinopsis
Böhm interpreta a psicópata que fotografía a sus víctimas mientras mueren; es un hombre profundamente perturbado, cuyo desequilibrio hunde sus raíces en la infancia. Su padre, un científico obsesionado por estudiar las reacciones infantiles ante el miedo, destrozó su psique y lo convirtió en un adulto acomplejado y afectado por una demencia demoníaca. El personaje necesita registrar en imágenes el terror que sienten sus víctimas antes de morir. Por eso ejerce la profesión de fotógrafo, para encubrir sus intenciones y poder satisfacer sus morbosos impulsos sin levantar sospechas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario