Páginas

domingo, 5 de abril de 2015

Mi tío: gracia... la justa

La verdad es que todavía me faltan por ver bastantes películas de la filmografía de Jacques Tati, sin embargo su humor no es que me guste demasiado ,al menos en la forma de emplearlo que  tiene el francés, de hecho una de sus películas mejor valoradas como es Las vacaciones del señor Hulot ,me resultó verdaderamente floja y aburrida

En este caso tenemos una película en la que al menos los diálogos están más presentes aunque de forma superficial, pero se agradece entre tanto slapstick desfasado, porque aunque en general sea una película mucho más divertida y especialmente interesante desde el lado crítico que destila , tiene multitud de gags que o bien resultan innecesarios, o se alargan en exceso, o simplemente resultan cansinos por repetición

Jacques Tati vuelve a ser el señor Hulot, pero posiblemente con menos personalidad que en otras ocasiones

Sin duda lo más destacable es su fotografía y la vivacidad de su paleta de colores, además indudablemente todo ese modernismo adaptado de películas de Chaplin o Fritz Lang, también se adaptó en versiones posteriores como 'El guateque' de Blake Edwards o incluso con nuestra adaptación patria 'Las que tienen que servir' de José María Forqué

En general ,una película interesante pero poco atractiva ,se hace excesivamente larga Jacques Tati y yo nunca congeniamos del todo

Nota pelicacómetro: 6/10

 tráiler 

Mon oncle
Año1958 Duración120 min.
País Francia
Director Jacques Tati
Guión Jacques Tati, Jacques Lagrange, Jean L'HôteMúsicaFranck Barcellini, Alain Romans
Fotografía Jean Bourgoin
Reparto Jacques TatiJean-Pierre ZolaAdrienne ServantieLucien FrégisBetty Schneider,Jean-François Martial
Productora Gaumont Distribution, Specta Films, Gray-Film, Alter Films
Género Comedia | SátiraComedia sofisticadaSecuela
Sinopsis: El señor Hulot (Jacques Tati) no tiene trabajo, ocupándose de llevar a su sobrino Gérard (Alain Becourt) a la escuela y traerlo después a la ultramoderna casa de su hermana (Adrienne Servantie), casada con el señor Arpel (Jean-Pierre Zola), quien intenta ocupar a su cuñado en la empresa de fabricación de tubos de plástico en la que trabaja. 


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario