Páginas

martes, 28 de abril de 2015

La mansión encantada: con muy poco encanto

Sé que había visto esta película cuándo apareció ,aunque no recuerdo si en el cine o llegué a alquilarla, lo que sí recordaba era que no me había gustado para nada y aprovechando que recientemente la emitían en televisión en un canal infantil que estaba viendo con mi hija, decidí darle una nueva oportunidad... Y casi hasta me arrepiento

Porque tenemos la típica producción Disney, pero totalmente perdida en un intento por ofrecer un producto que sirva a niños y adultos ,para finalmente quedarse en algo que no satisface a unos ni a otros

Y eso que la película no arranca del todo mal ,pero poco a poco se va convirtiendo en algo con muy poquito interés y aburrido en ocasiones, especialmente en su último tercio

Dirigida por Rob Minkoff un tipo con experiencia ,trabajando en  maravillas como El Rey León y otros grandes éxitos como Stuart Little, pero que se pierde cuando se aleja de la animación pura

El reparto... bastante flojo, vemos a Eddie Murphy divirtiéndose y a un Terence Stamp terriblemente apático

Los efectos especiales funcionan bien y hay que reconocer que hay momentos bastante simpáticos como los de los bustos cantarines, pero hay que exigir un poco más a una producción con tantos posibles como esta

Nota pelicacómetro: 3/10

 tráiler 

The Haunted Mansion
Año 2003 Duración98 min.
País Estados Unidos
Director Rob Minkoff
Guión David Berenbaum
Música Mark Mancina
Fotografía Remi Adefarasin
Reparto Eddie MurphyTerence StampWallace ShawnMarsha ThomasonJennifer Tilly,Dina WatersMarc John JefferiesAree DavisRachael Harris
Productora Walt Disney Pictures
Género FantásticoComediaTerrorInfantil | Casas encantadasComedia de terrorCine familiar
Sinopsis: Jim Evers (Eddie Murphy), un agente inmobiliario adicto al trabajo, arrastra a su familia a la enorme y espantosa mansión Gracey con la intención de reconstruirla. Pero nada más llegar, se presentan ante la familia 999 macabros y burlones fantasmas que no están dispuestos a marcharse mientras no se terminen las obras. Jim se verá obligado a conjurar el maleficio y, al mismo tiempo, descubrirá cuánto le necesita su familia.


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario