Páginas

martes, 14 de abril de 2015

El club de la lucha : tan autodestructiva como sus personajes

Tenía ganas de volver a ver esta película que fue una de las que se quedó a las puertas de entrar en las primeras puntuaciones del blog, pero se hubiese llevado unos cuantos palos, desde luego merecidos,  y aunque tal vez ahora se lleve alguno menos por tratarse de una película que mejora indudablemente en visionados posteriores,  tambien se va a llevar alguno

Lo que está claro , o debería estar, es que desde luego no estamos ante una obra maestra ni muchísimo menos, esta adaptación de Fincher de la novela de Chuck Palahniuk cae en su propia trampa y se convierte en una de las películas más sobrevaloradas de todos los tiempos

Por mucho que se intente vender su mensaje ,su bla bla bla, repleto de frases de esas que tan fácil absorben los que no absorben nada que merezca requiera pensar, lo que realmente significa es una soberana idiotez que cae en su propia trampa de pretenciosidad y ornamentación

Hay que reconocer qué tiene un montaje muy vistoso, una buena atmósfera,música y evidentemente las interpretaciones de Pitt, Norton y Helena Bonham consiguen hacer que el visionado sea ameno y entretenido, al menos hasta acercarnos a su estrepitoso último tercio, dónde las cosas ya no pueden ser más ridículas

Se deja ver, está bien rodada, pero su mensaje es una estupidez Imposible de aceptar

Nota pelicacómetro: 6'5/10

 tráiler 

Fight Club
Año 1999 Duración139 min.
País Estados Unidos
Director David Fincher
Guión Jim Uhls (Novela: Chuck Palahniuk)
Música The Dust Brothers, Michael Simpson & John King
Fotografía Jeff Cronenweth
Reparto Brad PittEdward NortonHelena Bonham CarterMeat LoafJared LetoVan Quattro,Markus RedmondMichael GirardinRachel SingerEion Bailey
Productora Fox 2000 Pictures / Regency Enterprises / Linson Films
Género DramaThriller | SátiraDrama psicológicoPelícula de cultoComedia negra

Sinopsis: Un joven hastiado de su gris y monótona vida lucha contra el insomnio. En un viaje en avión conoce a un carismático vendedor de jabón que sostiene una teoría muy particular: el perfeccionismo es cosa de gentes débiles; sólo la autodestrucción hace que la vida merezca la pena. Ambos deciden entonces fundar un club secreto de lucha, donde poder descargar sus frustaciones y su ira, que tendrá un éxito arrollador


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario