Páginas

viernes, 10 de abril de 2015

Chinatown : los inicios del Neo-Noir

Aunque Roman Polanski me causa tanta admiración como director como repulsión a su persona y es uno de los directores de los que más películas tengo entre mi colección, todavía no había visto nunca este clásico, definido por mucha gente como cine negro, cuando en realidad de lo que se trata es de un "Neo noir" que apenas roza varios de  los elementos básicos del negro

Tenemos una historia más compleja de lo que puede parecer, debido a un brillante guión, que sabe complicarse sin resultar complicado, sin embargo el desarrollo en ocasiones se ve truncado por secuencias excesivamente alargadas

Tenemos unas grandes interpretaciones de Jack Nicholson y Faye Dunaway, aunque también veremos a John Houston e incluso al propio director, que se reserva un fugaz papel de "navajero" para hacerle un 7 en la nariz a Nicholson

Aunque no es mala ni mucho menos, la ambientación tiene menos fuerza y capacidad de envolver al espectador que en muchos de sus clásicos

Del mismo modo que podremos asistir a grandes recursos fotográficos ,por desgracia también tendremos algún pequeño fallo como en su espectacular secuencia final, donde además de asistir a un tropezón del cámara ,tenemos un corte totalmente a destiempo en el montaje, haciendo un poco de sombra a ese espléndido final

Sin complicarse demasiado Jerry Goldsmith consigue realizar un gran trabajo cuanto a música

Un pequeño homenaje a un género que  en los últimos tiempos parece recobrar algo de aliento

Nota pelicacómetro: 8/10

 tráiler 

Chinatown
Año 1974 Duración131 min.
País Estados Unidos
Director Roman Polanski
Guión Robert Towne
Música Jerry Goldsmith
Fotografía John A. Alonzo
Reparto Jack NicholsonFaye DunawayJohn HustonPerry LopezBurt YoungJohn HillermanDarrel ZwerlingRoman Polanski
Productora Paramount Pictures presenta una producción de Robert Evans Production
Género Cine negroIntrigaDrama | Neo-noirCrimenAños 30

Sinopsis: Los Ángeles, 1937. El detective Gittes, especializado en divorcios, recibe la visita de la esposa de Mulwray, el jefe del Servicio de Aguas de la ciudad, que sospecha que su marido la engaña. Al mismo tiempo, Gittes descubre que los agricultores acusan a Mulwray de corrupción por su negativa a construir un pantano que paliaría la sequía que sufren. Poco después, el escándalo salta a la prensa, pero la cosa se complica cuando una mujer se presenta en el despacho de Gittes con una sorprendente revelación


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario