Páginas

jueves, 9 de abril de 2015

Candilejas : una despedida muy real





Llegaba el fin de la carrera de uno de los artistas más grandes que ha dado el séptimo arte, algo que él mismo sabía, por ello en su último film americano , podemos asistir a un drama con toques de comedia, que a base de parabolas, grandes sentencias y clarísimas referencias a su vida , consigue dejarnos una de las películas más personales (si no la que más) de este gran genio

Por enesima vez Chaplin se encargaba de todo, Guión, dirección, protagonizar y especialmente componer una música sublime, que acompaña a la perfección , incrementando las multiples sensaciones que produce esta cinta en el espectador

Su historia es terrible , desde que asistimos en los primeros fotogramas al personaje de un Chaplin ebrio, hasta su fallecimiento, pero todo está envuelto por un gran halo de esperanza y superación, que a pesar de todo te deja una sensación positiva

Chaplin realiza un inolvidable numero con  Buster Keaton, que desde luego ha pasado a la historia

Si no le doy la máxima puntuación a esta grandísima película, es a causa de alargar en exceso ciertos numeros teatrales, que ralentizan el desarrollo de una historia contada sin prisa, pero con excesiva pausa

Desde luego...imprescindible

Nota pelicacómetro: 9/10





Título original
Limelight
Año
1952
Duración
145 min.
País
 Estados Unidos
Director
Charles Chaplin
Guión
Charles Chaplin
Música
Charles Chaplin
Fotografía
Karl Struss (B&W)
Reparto
Charles Chaplin, Claire Bloom, Nigel Bruce, Sydney Chaplin, Norman Lloyd, Buster Keaton, Melissa Hayden
Productora
United Artists
Género
Drama. Romance | Drama romántico. Teatro. Ballet. Años 1910-1919
Sinopsis
Un viejo payaso (Charles Chaplin), después de evitar el suicidio de una joven bailarina (Claire Bloom), no sólo la cuida, sino que, además, se ocupa de enseñarle todo lo que sabe sobre el mundo del teatro para hacerla triunfar. Último y melancólico film americano de Chaplin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario