Páginas

jueves, 12 de marzo de 2015

Vampyr ,la bruja vampiro: un clásico olvidado

Posiblemente más que olvidado desconocido, pues esta pequeña obra maestra de Carl Theodor Dreyer sigue a día de hoy sin nombrarse en la mayor parte listas en las que aparece el género Vampirico o simplemente de terror, pero subdirector consiguió en 1932 ofrecernos una historia (basada en la novela de Sheridan Le Fanu) no sólo con una arrolladora potencia visual, si no que además consiguió (estoy seguro) inspirar situaciones y personajes de muchas películas posteriores como por ejemplo de El exorcista ,o el propio personajes del profesor de El baile de los vampiros

Hay gente a día de hoy que la tacha de confusa, sin embargo y aunque posiblemente en su día sí que pudiese resultarlo ,la inserción de fragmentos explicativos de la novela y que ya estamos acostumbrados a ver este tipo de películas, no puede hacer decir a nadie que es difícil de ver

Como dije antes la potencia visual de esta película es simplemente arrolladora, sabe aprovechar lo mejor del expresionismo alemán con sus maravillosos juegos de luces y sombras, unos encuadres fantásticos y grandes efectos inspirados en mitos del cine cómo Segundo de Chomón, eso unido al estupendo ritmo de sus últimos diez minutos, consiguen ofrecer una secuencias inolvidables

Absolutamente imprescindible

Nota pelicacómetro: 8'5/10

 video 

Vampyr - Der Traum des Allan Grey
Año1932 Duración68 min.
País Alemania
Director Carl Theodor Dreyer
Guión Carl Theodor Dreyer & Christen Jul (Novela: Sheridan Le Fanu)
Música Wolfgang Zeller
Fotografía Rudolph Maté (B&W)
Reparto Julian WestSybille SchmitzHenriette GérardJan HieronimkoMaurice Schutz,Rena Mandel
Productora Coproducción Alemania-Francia
Género TerrorFantástico | SobrenaturalVampirosExpresionismo alemán
Sinopsis: En esta película Dreyer nos introduce en un universo fantasmagórico por medio de imágenes expresionistas. Un joven viajero, Allan Gray, se aloja en un extraño castillo, cuya atmósfera densa y enrarecida recuerda la de las pesadillas. El joven comienza a tener espeluznantes visiones, de las cuales la más terrible es el descubrimiento de una mujer inconsciente que ha sido atacada por un vampiro en forma de bruja. El maestro Dreyer rueda en Francia esta personal visión del terror: un mundo onírico y sugerente, lleno de fantasmas y sombras que cautivan más por la fuerza de las imágenes que por lo terrorífico del relato. A pesar de que actualmente es considerada una obra maestra del género, en su día fue un rotundo fracaso, por lo que el director danés tardaría doce años en volver a rodar su siguiente película, "Dies Irae".


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario