Páginas

jueves, 26 de marzo de 2015

Leaving Las Vegas : autodestructiva, demoledora, imprescindible

Hay muchísimas películas que tratan un tema tan delicado como el alcoholismo, una de mis favoritas, si no la que más , siempre ha sido ´Dias sin huella´, del maestro Wilder, sin embargo, la crudeza que muestra esta sensacional adaptación de Mike Figgis de  la novela de John O'Brien, resulta tan terriblemente aplastante como al mismo tiempo disfrutable, que consigue incluso superarla en ese aspecto, este tio decide morir bebiendo y no para hasta que lo logra, por desgracia la película esconde mucha más realidad de lo que se podría pensar

Nicolas Cage estaba en un momento en el que no solamente parecía un buen actor, si no que lo era, llegó a emborracharse para ver como actuaba él mismo cuando estaba bebido y adoptar ese habla y comportamiento, ofreciendos aquí el que sin duda ha sido uno de los mejores papeles de su carrera, además, Elisabeth Shue resulta un contrapeso ideal al actor, con una fantástica interpretación, ellos dos son la película, la película son ellos, brillando en los momentos más oscuros de sus personajes

Técnicamente hay que reconocer que no destaca especialmente, aunque tiene un buen montaje, pero la fuerza radica en la historia, no necesita más que un estupendo guión adaptado y dos actores en estado de gracia

Imprescindible, aunque especialmente dura para quienes hayan visto de cerca este problema

Nota pelicacómetro: 8/10




Leaving Las Vegas
Año
1995
Duración
112 min.
País
 Estados Unidos
Director
Mike Figgis
Guión
Mike Figgis (Novela: John O'Brien)
Música
Mike Figgis
Fotografía
Declan Quinn
Reparto
Nicolas Cage, Elisabeth Shue, Julian Sands, Richard Lewis, Steven Weber, Valeria Golino, Laurie Metcalf, Vincent Ward, Danny Huston, Bob Rafelson, Mark Coppola, Carey Lowell, Julian Lennon, Lou Rawls, Mariska Hargitay, R. Lee Ermey
Productora
United Artists / Lumière Pictures
Género
Drama. Romance | Drama romántico. Alcoholismo. Prostitución
Sinopsis
Ben Sanderson (Nicolas Cage), un guionista alcohólico, acaba de perder su trabajo en Hollywood debido a que sus problemas con la bebida afectan a su rendimiento. Sin amigos y sin familia, decide ir a Las Vegas con el propósito de beber hasta morir. Nada más llegar a la ciudad, conoce a Sera (Elisabeth Shue), una atractiva prostituta de la que se queda prendado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario