Páginas

sábado, 7 de marzo de 2015

El inglés que subió una colina pero bajó una montaña: simple y entrañable

Pequeño clásico poco conocido,al que se debería recurrir más , especialmente en televisión, porque aunque no estemos ante una maravilla del cine, esta película ofrece un entretenimiento mas sano e inteligente que el de multitud de infamias y truños varios que se empeñan en reponer una y otra vez

Su bonita historia nos pone en la piel de los habitantes de un pueblo sobre el que (valga la redundancia) puebla esta leyenda, y nos ofrece un poco de todo, drama,romance...y mucha comedia...y muy ácida

Todo además con un gran ritmo. Unas fotografía y ambientación excelentes y un buen plantel actoral, (a pesar de Hugh Grant) entre quienes destaca enormemente el gran  Colm Meaney

Una de las pocas y siempre aceptables películas dirigidas por Christopher Monger

Muy divertida

Nota pelicacómetro: 6'5/10

 vídeo 

The Englishman Who Went up a Hill but Came Down a Mountain 
Año1995 Duración99 min.
País Reino Unido
Director Christopher Monger
Guión Christopher Monger
Música Stephen Endelman
Fotografía Vernon Layton
Reparto Hugh GrantTara FitzgeraldColm MeaneyIan HartIan McNeiceKenneth Griffith
Productora Parallax Pictures
Género Comedia | Basado en hechos realesVida rural
Sinopsis: Año 1917. Al pequeño pueblo de Fynnon Garw llegan Reginald Anson (Hugh Grant) y George Garrard (Ian McNeice), dos militares retirados, cartógrafos de profesion, a quienes el gobierno ha encargado elaborar un nuevo mapa del País de Gales. Los vecinos, gente sencilla pero muy testaruda, están muy orgullosos de una colina cercana a la que llaman "la primera montaña de Gales". Cuando, después de hacer las oportunas mediciones, Anson les informa de que no es una montaña, sino una colina, todo el pueblo colaborará para corregir ese error de la naturaleza


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario