Páginas

viernes, 20 de marzo de 2015

A todo gas 2 : el doble de mala

Primera de las secuelas de una saga que debería haberse quedado en la anecdota de su primera parte, y primer cambio de director para esta franquicia...casi todo sale mal aquí, para empezar, por John Singleton, un director que podríamos calificar directamente como ¨incapaz¨,de hacer nada más que limitarse a copiar determinadas cosas, un ejemplo lo tenemos en las escenas de acción y los puentes de las historias de esta cinta, demasiado ¨similares¨ a la primera parte

La trama es una soberana estupidez, pero los que vean esta película no van a querer encontrarse con algo del estilo de Tarkovski, por lo que se podría perdonar...de no ser casi infantil, como sus estupidos dialogos

Las escenas de acción y velocidad tienen un montaje muy bueno, eso sí, pero abusa de modelados en 3D, llegan a saturar y sobrecargar escenas que podían funcionar mejor, con más realismo y menos ¨adorno¨, porque en el 2003, no había las televisiones que hay ahora, donde todo ese artificio se nota muchísmo más

El reparto también pega un paso atrás, y nos es que Vin Diesel sea un gran actor, pero él y sus ¨secuaces¨ tenían mucho más carisma que el que tienen los ¨malotes¨que aparecen aquí, donde lo mas llamativo es ver a Eva Mendes intentando ir de ¨viejoven¨, rozando el esperpento

Solo para amantes del cine lobotómico

Nota pelicacómetro: 2/10


Título original
2 Fast 2 Furious aka
Año
2003
Duración
100 min.
País
 Estados Unidos
Director
John Singleton
Guión
Derek Haas, Michael Brandt (Personajes: Gary Scott Thompson)
Música
Varios
Fotografía
Matthew F. Leonetti
Reparto
Paul Walker, Tyrese Gibson, Eva Mendes, Cole Hauser, Ludacris, Devon Aoki, Amaury Nolasco, Thom Barry, James Remar, Mark Boone Junior, Mo Gallini, Roberto 'Sanz' Sanchez, John Cenatiempo, Eric Etebari
Productora
Universal Pictures
Género
Acción. Thriller | Coches / Automovilismo. Secuela
Web oficial
http://www.thefastandthefurious.com/
Sinopsis
Secuela de "A todo gas" (The Fast and the Furious). Brian O'Connor (Paul Walker) es un agente del FBI caído en desgracia al ver su lealtad puesta a prueba en su anterior trabajo encubierto el mundo de las carreras ilegales de Los Angeles, La decisión de O’Connor le permitió conservar su honor, pero le hizo perder su insignia y toda posibilidad de rehabilitarse. Ahora ha pasado el tiempo, O’Connor está en otra ciudad y tiene una última oportunidad. A los federales de Miami les está costando mucho detener a Carter Vellone (Cole Hauser), un empresario que utiliza su negocio como tapadera para un cartel internacional de blanqueo de dinero. Aduanas lleva un año sometiendo a Verone a una estricta vigilancia, y lo único que han podido establecer es su relación con las carreras callejeras ilegales. El tiempo se acaba, y los agentes deciden llamar a O’Connor para que haga lo que sabe hacer mejor que nadie: volver a infiltrarse entre los conductores. Pero este hombre individualista poco amigo de los reglamentos pone algunas condiciones para aceptar la misión que puede permitirle recuperar su insignia. El primero: trabajar con su amigo de infancia y antiguo delincuente Roman Pearce (Tyrese), otro enfermo de la velocidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario