Páginas

jueves, 12 de febrero de 2015

A la caza: un interesante traje de cuero

Creo que nunca había oído hablar de esta película, pero al verla en el videoclub no pude resistirme a alquilarla, su argumento me parecía bastante interesante y de hecho lo es, pero más por su ambientación y todo el mundo en el que se desarrolla la cinta, que por la trama en sí,   un thriller correcto pero excesivamente tramposo

En su día recibió multitud de palos por parte de la comunidad gay y por parte de la crítica especializada, pero aunque como digo no es una gran película, tampoco es mala ni mucho menos

Lejos de ofender a los homosexuales, creo que consigue recrear de una manera bastante acertada lo que muchos tenemos en mente al oír hablar de ese tipo de ambientes ochenteros, transmite una sensación de incomodidad oscuridad y mal rollo de una manera estupenda, además veremos referencias claras a este mundo como el "poppers", posiblemente algo que sea más conocido ahora que en su día

La dirección de Friedkin resulta practicamente tan buena como de costumbre y además tiene bajo su batuta a gente como el gran Al Pacino, Paul Sorvino y Karen Allen, todos muy realistas

Por cierto, el pelo de Al Pacino en esta peli se asemeja bastante con el que por aquellos años llevaba Andrés Pajares, tienen incluso un aire en determinados momentos

No me convence del todo su desenlace y tampoco la parte final de su nudo ,aunque hay que reconocer que consigue mantener una atención casi constante de una manera muy difícil de conseguir

Muy interesante y por encima de lo que se ha dicho de ella

Nota pelicacómetro: 6'5/10

 tráiler 

Cruising
Año1980 Duración106 min.
País Estados Unidos
Director William Friedkin
Guión William Friedkin
Música Jack Nitzsche
Fotografía James A. Contner
Reparto Al PacinoPaul SorvinoKaren AllenRichard CoxJoe SpinellDon ScardinoPowers BootheJames RemarEd O'Neill
ProductorabUA / Lorimar/ Jerry Weintraub Production
Género intrigaThriller | Asesinos en seriePolicíacoHomosexualidad

Sinopsis:Un policía (Al Pacino) se ve obligado a infiltrarse en los ambientes gays más sórdidos de Nueva York para atrapar a un asesino de homosexuales. 


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario