Páginas

domingo, 15 de febrero de 2015

40 grados a la sombra: envejecer mal es esto

Indiscutiblemente fue un clásico de Mariano Ozores, posiblemente por contar con una canción tan pegadiza como verdaderamente insufrible, además de contar con la moda de narrar las peripecias de los españolitos durante sus veraneos,  pero aunque la veamos con los ojos de la época ,esto siempre ha sido flojo y ahora solamente resulta digerible por cuatro locos como yo

Sus tres historias entrecruzadas son tan previsibles como trilladas, hay que reconocer que tiene algún momento simpático pero simplemente por contar con un reparto de lujo, aunque desaprovechado, porque en esta ocasión Laly Soldevilla se parece más a Gracita Morales que la propia Gracita,  después el trío Landa, López Vázquez y Antonio Ozores consiguen no defraudar y mantener la película a flote

Técnicamente muy pobre, la verdad es que cada vez me cuesta más volver a verla

Nota pelicacómetro: 3'5/10

 escena playa 

40 grados a la sombra
Año 1967 Duración90 min.
País España
Director Mariano Ozores
Guión Mariano Ozores
Música Guillermo Teruel
Fotografía Vicente Minaya
Reparto Gracita MoralesAntonio OzoresAlfredo LandaJosé Luis López VázquezManuel VelascoErika WallnerJulieta SerranoLaly SoldevilaPerla Cristal
Productora Coproducción España-Argentina; Cinehit / Productores Exhibidores Films Sociedad Anónima (PEFSA)
Género Comedia
Sinopsis: Con el verano llega el calor y algo por lo que rezan los humanos once meses al año: las vacaciones. Para Jacinto, aunque debe seguir fichando en la oficina, supone perder de vista a mujer e hijos e imaginar noches de desenfreno. Máximo ha escogido la montaña donde también confía poder conquistar a alguna extranjera despistada. Evaristo, finalmente, se dirige con toda la familia a la playa donde confirma su opinión de que, durante las vacaciones, se trabaja mucho más que el resto del año.


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario