Páginas

sábado, 29 de noviembre de 2014

Todos están muertos :ay Manolete...

Tras dirigir con relativo acierto y bastante éxito un par de cortos, Beatriz Sanchís decidió dar el salto al largometraje ,algo que no es nada fácil para los cortometrajistas y pocas veces funciona correctamente, máxime si tenemos en cuenta la complejidad de lo que nos pretenden contar en esta película, que por desgracia resulta total y absolutamente fallida

Porque a pesar de contar con un planteamiento interesante, su manera de llevarse a cabo es torpe, confusa, insultantemente increíble en ocasiones y su dirección brilla por su ausencia

Por otro lado tenemos un reparto centrado en su principal rostro conocido, Elena Anaya ,que parece estar tan perdida como la mayor parte de los espectadores, además está rodeada por jóvenes actores a los que les queda demasiado por aprender...y posiblemente ni así lleguen a ser creíbles

Lo más cuidado es un aspecto visual que intenta ofrecer algo de desparpajo, pero que se queda en nada, como la película en general, que promete ser diferente y de hecho lo es ,pero no interesa lo más mínimo y se queda mas  en pretenciosidad que otra cosa

Nota pelicacómetro: 3/10

 tráiler 

Título original
Todos están muertos
Año2014 Duración88 min.
País España
Director Beatriz Sanchís
Guión Beatriz Sanchís
Música Juan Manuel del Saso, Juan Pastor, Aaron Rux
Fotografía Álvaro Gutiérrez
Reparto Elena AnayaAngélica AragónNahuel Pérez BiscayartChristian BernalPatrick CriadoMacarena GarcíaPatricia Reyes Spíndola
Productora Avalon P.C.
Género DramaFantásticoComedia | Fantasmas
Web oficial http://www.avalon.me/distribucion/catalogo/todos-estan-muertos
Sinopsis: Lupe (Elena Anaya) vive encerrada en su casa, presa de una brutal agorafobia. Viéndola en bata y zapatillas, dependiendo para todo de su madre y con un hijo adolescente que la detesta, nadie diría que en los 80 fue una estrella de rock. Su madre, cansada de ver a su hija convertida en una persona egoísta y conflictiva, la Noche de los Muertos decide hablar con su hijo Diego. Este vuelve a la casa familiar con el aspecto de siempre: un chaval de veintipocos de mirada ausente; lo que hace la situación muy especial es que Diego está muerto..


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario