Páginas

martes, 4 de noviembre de 2014

La máquina del tiempo (2002): no por ser bisnieto de Wells, se tiene derecho a todo

Enésima adaptación de la maravillosa novela de H.G.Wells , esta vez pergeñada por su bisnieto Simon, que aunque no ha hecho demasiadas cosas en el cine, lleva bastantes años dentro, sin embargo en este caso no tenemos una adaptación especialmente interesante, ya que termina recurriendo a un ¨Steampunk¨, que no convence lo más minimo,a pesar de los años en los que se hizo, ha quedado muy chapuceramente recreado, llegando a ofrecer un bajón en el ritmo, casi insalvable, por la pobreza de toda esa parte

Por suerte tenemos a Guy Pearce, que tiene oficio suficiente para sustentar esto y a gente como Jeremy Irons y Orlando Jones , que consiguen pequeñas y muy positivas aportaciones, así como también breve resulta la de Mark Addy, el ¨Gordito¨de Full Monty

La historia, a pesar de su irregular desarrollo y demasiadas licencias,( algunas ridiculas) seguirá resultando absorvente para los amantes de este tipo de historias de viajes en el tiempo, pero recomiendo antes  infinitamente la versión de 1960 , también conocida por ´El tiempo en sus manos´, dirigida por George Pal, que a pesar de contar con muchos menos medios, cuenta con un ingenio absolutamente superior

Se puede ver, pero es mejor ir a las anteriores

En el cine me dejó frio...y frio me sigue dejando

Nota pelicacómetro: 3´5/10

Título original
The Time Machine
Año
2002
Duración
92 min.
País
 Estados Unidos
Director
Simon Wells
Guión
John Logan (Novela: H.G. Wells)
Música
Klaus Badelt
Fotografía
Donald M. McAlpine
Reparto
Guy Pearce, Samantha Mumba, Jeremy Irons, Orlando Jones, Mark Addy, Sienna Guillory, Phyllida Law, Omero Mumba
Productora
Warner Bros. Pictures / Dreamworks
Género
Ciencia ficción. Aventuras | Viajes en el tiempo. Steampunk. Remake
Web oficial
http://timemachine.countingdown.com/
Sinopsis
El científico e inventor Alexander Hartdegen pretende demostrar que los viajes a través del tiempo son posibles. Una tragedia personal que lo ha sumido en la desesperación explica su deseo de volver al pasado. Pero la máquina de su invención, en contra de sus deseos, lo lleva al futuro (800.000 después), donde descubre que la humanidad se ha dividido en dos bandos: perseguidores y perseguidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario