Páginas

lunes, 10 de noviembre de 2014

La Herencia Valdemar : un batacazo previsible, pero no del todo merecido

Creo que fueron varios los motivos que evitaron que esta película consiguiese llegar al público, para empezar que no se trata más que de una película que simplemente nos prepararía para su segunda parte, por lo que a los más exigentes podría dejarles la sensación de no haberles contado nada

Por otro lado, se trata de un acercamiento a las películas que dirigía y protagonizaba Paul Naschy (que incluso tiene un pequeño papel en la cinta) pero adaptada a nuestros tiempos y con mayores y mejores medios, por lo que todo el clasicismo de su desarrollo y argumento, pueden resultar complicados para los menos duchos en este género

Hay que reconocer que si en algo falla la película es posiblemente en su reparto, que a pesar de contar con caras conocidas como el propio Paul Naschy, Eusebio Poncela,  Silvia Abascal , Óscar Jaenada, Jimmy Barnatán, Francisco Maestre y Rodolfo Sancho entre otros ,muchos de ellos no son más que cameos que aparecerán en su segunda parte y otros lo hacen verdaderamente mal como es el caso de Silvia Abascal

Regular en el apartado técnico, podría haber dado más de sí tirando de experiencia de haberla habido

A pesar de todo no decepcionará a los amantes de las películas de Jacinto Molina, merece una oportunidad y no crucificar a su director como se hizo tras sus dos películas

Nota pelicacómetro: 5'5/10

 tráiler 

La herencia Valdemar
Año2009
Duración110 min.
País España
Director José Luis Alemán
Guión José Luis AlemánMúsicaArnau Bataller
Fotografía David Azcano
Reparto Daniele LiottiLaia MarullSilvia AbascalFrancisco MaestreÓscar JaenadaPaul NaschyJesús OlmedoEusebio PoncelaRodolfo SanchoJimmy BarnatánNorma RuizAna Risueño
Productora La Cruzada Entertainment / Origen Producciones Cinematográficas
Género IntrigaTerror
Web oficial http://www.laherenciavaldemar.com/
Sinopsis: Luisa Llorente, una experta en tasación de inmuebles antiguos, desaparece cuando visita la misteriosa mansión victoriana Valdemar, para realizar un inventario de los bienes de la propiedad. Maximilian, presidente de la compañía para la que trabaja Luisa, contrata los servicios del detective Nicolás Tramel para que la encuentre. No es la primera desaparición. Poco tiempo atrás otro tasador llamado Orquicia - compañero de Luisa y amigo del detective Tramel - también se esfumó cuando le enviaron a valorar el contenido de la mansión Valdemar. El detective se traslada al lugar de los hechos y emprende un viaje al pasado acompañado por la arrogante Doctora Cerviá, presidenta de la fundación Valdemar, quien le pone en antecedentes del caso y relata la tragedia de Lázaro y Leonor Valdemar, el matrimonio que habitaba la casa de la leyenda allá por el año de 1880.


Pelicacómetro, cinefagia pura y dura

No hay comentarios:

Publicar un comentario