Páginas

sábado, 25 de octubre de 2014

El hombre de Alcatraz : libertad entre barrotes





Grandísima película del terriblemente irregular John Frankenheimer, que en esta ocasión consiguió dirigir , no solo su mejor obra, si no que también una de las mas influyentes en el genero carcelario y a la que han homenajeado o ¨guiñado¨ otras posteriores como ¨Cadena perpetua¨

Una sensacional historia, narrada con una pausa increiblemente acertada, que consigue que sus dos horas y media no sufran bajones en su esplendido ritmo, además, vemos la evolución de los personajes no solo en el plano fisico, también en su personalidad y cambio de tomarse las cosas con el paso de los años, esa perfecta definición de los personajes puede no tenerse muy en cuenta, pero resulta importantísima para apreciar la película en todo su esplendor

Además, su apartado técnico está a un nivel altísimo, tomando multitud de referencias del cine europeo de la primera mitad del siglo pasado, y consiguiendo unos grandísimos juegos de luces y sombras, que van de la mano de una fotografía en b/n que se convierte en su mejor aliada y por si fuera poco, tenemos una música que se mantiene a la altura

El apartado artístico támpoco se queda corto, vemos a un inmensísimo Burt Lancaster , rodeado por un plantel de lujo , Karl Malden, Neville Brand, Thelma Ritter, Betty Field, Hugh Marlowe, Edmond O'Brien, Telly Savalas...

Todavía está por debajo de joyas como ¨La evasión¨, pero por muy poco

Nota pelicacómetro: 8´5/10


Título original
Birdman of Alcatraz
Año
1962
Duración
143 min.
País
 Estados Unidos
Director
John Frankenheimer
Guión
Guy Trosper
Música
Elmer Bernstein
Fotografía
Burnett Guffey (B&W)
Reparto
Burt Lancaster, Karl Malden, Neville Brand, Thelma Ritter, Betty Field, Hugh Marlowe, Edmond O'Brien, Telly Savalas
Productora
United Artists
Género
Drama | Drama carcelario. Basado en hechos reales. Pájaros. Años 1910-1919. Años 20. Años 50
Sinopsis
Robert Stroud es un preso conflictivo que ha sido condenado a cumplir una pena de doce años en una celda incomunicada. Un día decide cuidar a un pájaro herido que encuentra en la ventana de su calabozo y, entonces, descubre que su verdadera vocación es el estudio de la cría de aves


No hay comentarios:

Publicar un comentario