Páginas

viernes, 4 de abril de 2014

Taxi 3: más de lo mismo, pero aún más exagerado



Tercera entrega de esta saga, que tras la marcha de Pirés en la primera, fué convirtiendose en una parodia de sí misma, con la llegada de Gérard Krawczyk a la dirección, donde tras una segunda entrega ¨divertida¨, tenemos una tercera película casi calcada, con unos personajes que ya resultan demasiado exagerados, unos para imitar a Peter Sellers, otros a Louis de funes....pero el caso es que más o menos...funciona

Y eso que tenemos otro guión de Besson, que roza lo infantil y modifica lo justo para poder ponerle un nombre diferente a una peli que hemos visto mil veces, pero es una película tan tonta como amable y digerible, eso consigue que no ¨ofenda¨

El reparto de siempre, haciendo lo de siempre, excepto Marion Cotillard, que aparece por última vez ( y mucho menos) en la saga, buscando un cine que se adaptase mejor a ella

También vemos un divertido cameo inicial de Stallone

Floja, pero te puede salvar una tarde de mal humor


Nota pelicacómetro: 4´5/10

Título original
Taxi 3
Año
2003
Duración
84 min.
País
 Francia
Director
Gérard Krawczyk
Guión
Luc Besson
Música
DJ Kore & DJ Skalp
Fotografía
Gérard Sterin
Reparto
Samy Naceri, Frédéric Diefenthal, Bernard Farcy, Emma Sjöberg, Marion Cotillard, Sylvester Stallone
Productora
Europa Corp. / TF1 Films Production / ARP Sélection / Apipoulaï / Canal+
Género
Acción. Comedia | Secuela. Navidad
Sinopsis
Daniel instala opciones a su taxi y Lili se enfada. El comisario se deja cegar por su becaria japonesa y su investigación se estanca. Emilien ve a Papá Noel por todas partes y Petra está perdiendo la paciencia. De Marsella a Tignes, de la Cannebière -paseo marítimo del puerto de Marsella- a las pistas de ski, la aventura continúa. La policía francesa está inmersa en la persecución de una banda criminal. Emilien ve cómo la investigación se estanca y recurre a su amigo Daniel. De momento no puede contar con su comisario, porque éste presta toda su atención a una guapísima periodista japonesa que requiere de su tiempo para un reportaje de investigación. Emilien está obsesionándose más y más con este caso y aunque está a punto de ser padre no le presta a Petra ninguna atención situando su matrimonio al borde del abismo. Daniel y Emilien se verán obligados a viajar hasta las montañas nevadas para poder resolver todo este embrollo

No hay comentarios:

Publicar un comentario