Páginas

martes, 22 de abril de 2014

La hoz y el Martínez : pues...con los años ha ido ganando



Segunda película del que considero peor director español, Álvaro Sáenz De Heredia,  por su total pasotismo por hacer productos de calidad, pero del que sin embargo he conseguido disfrutar con algunas de sus películas por el carisma de personajes como , Chiquito de la calzada, o Martes y 13, el caso es que ésta peli que nos ocupa ahora, nunca me gustó excesivamente de niño, pero la veía bastante frecuentemente para ¨desconectar¨ de las ¨Ozoradas¨que ponía a todas horas

Evidentemente ,el motivo por el que no me gustaba del todo , es porque a pesar de estar muy salpicada con toques de humor (muy logrados por Pajares) , es un thriller semi-político, bastante serio, minimamente más cuidado en el apartado técnico que posteriores producciones del director, del que estoy aún pendiente de conseguir su opera prima (está al caer) con Ana Obregón

El apartado artístico no es que sea una maravilla, Pajares cumple sobradamente, pero Silvia Tortosa siempre fué una espina que se me clavaba en la garganta y jamás conseguí tragar

Como curiosidad, entre el reparto también podemos ver a Jack Taylor, un clásico dentro del ¨fantaterror¨, Gerard Tichy, y a varios rostros conocidos más

Una película que sin ser buena, se mantiene mejor de lo que parece, pero no resulta apta para todo el mundo

Nota pelicacómetro: 4/10



Título original
La hoz y el Martínez
Año
1985
Duración
82 min.
País
 España
Director
Álvaro Sáenz de Heredia
Guión
Álvaro Sáenz de Heredia
Música
M. Santisteban
Fotografía
José García Galisteo
Reparto
Andrés Pajares, Silvia Tortosa, Gérard Tichy, Jack Taylor, Javier Loyola, José Lifante
Productora
José Frade P.C.
Género
Comedia
Sinopsis
Madrid está siendo escenario de la cumbre para la paz, en la que los soviéticos y los americanos han llegado a un acuerdo para la firma de un tratado de desarme nuclear bilateral. El representante soviético, principal valedor de la paz, sufre un atentado que pone en peligro su vida, y con ello las negociaciones. El embajador de su país y la traductora de su delegación deciden que alguien le suplante. El elegido es un fontanero madrileño, Juan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario