Páginas

martes, 25 de marzo de 2014

Men in black 2: La secuela que nunca debió existir



Si Barry Sonnenfeld hubiese estrenado directamente la tercera y todo se hubiese quedado en 2 partes, esta saga no se hubiese tambaleado tanto ,y a día de hoy tendría un mejor reconocimiento, ya que la verdad esta continuación no ofrece nada nuevo, nada bien hecho...y muy poquitas cosas salvables

Esa trilladísima historia, que además hace aguas por todas partes, no consigue mantener el interés de forma sostenida, resulta terriblemente irregular, con momentos cercanos al sopor, y otros cercanos a la vergüenza ajena

Los efectos tampoco están muy acertados , tienen 5 años de vejez en comparación con su predecesora, ya que además de ser lo mismo y cantar ,por no estar muy currados,  la iluminación para los cromas cambia bestialmente, volviendolos muy artificiales

En el reparto solo puedo destacar a Knoxville, porque es el unico que hace lo que sabe en todo momento

Es triste, pero lo que más me gusta de la película es la escena del alien ¨clasifica cartas¨




Se deja ver por su infima exigencia mental, pero no ocurre como con la primera, que jamás cansa

Un truño hecho para recaudar, donde hasta su ¨cansión¨es peor que la de la primera parte

Nota pelicacómetro: 3/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario